31 Y aconteció, que descendió un sacerdote por el mismo camino, y viéndole, pasó de lado.