10 Y estaban los príncipes de los sacerdotes y los escribas acusándole con gran porfía.