18 y los que eran atormentados de espĂ­ritus inmundos eran curados.