10 Y en casa volvieron los discĂ­pulos a preguntarle de lo mismo.