31 El cielo y la tierra pasarĂ¡n, pero mis palabras no pasarĂ¡n.