52 porque aún no habían cobrado entendimiento en los panes, porque sus corazones estaban ciegos.