20 Y se lo trajeron; y cuando le vio, luego el espĂ­ritu le desgarraba; y cayendo en tierra, se revolcaba, echando espumarajos.