28 Y si por el EspĂ­ritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el Reino de Dios.