38 Este es el Primero y el Grande Mandamiento.