30 Y escupiendo en él, tomaban la caña, y le herían en su cabeza.