5 Bienaventurados los mansos; porque ellos recibirán la tierra por heredad.