13 Por eso yo también te enflaquecí hiriéndote, asolándote por tus pecados.