40 Pararon luego los dos coros en la Casa de Dios; y yo, y la mitad de los magistrados conmigo;