22 Y todo lo que el inmundo tocare, serĂ¡ inmundo; y la persona que lo tocare, serĂ¡ inmunda hasta la tarde.