6 Bendita es la cabeza del justo; mas la boca de los impĂ­os cubre la iniquidad.