28 En la vereda de la justicia está la vida; y el camino de su vereda no es muerte.