2 El que camina en su rectitud teme al SEÑOR; mas el pervertido en sus caminos lo menosprecia.