5 El testigo verdadero no mentirĂ¡; mas el testigo falso hablarĂ¡ mentiras.