2 La lengua de los sabios adornarĂ¡ la sabidurĂ­a; mas la boca de los locos hablarĂ¡ locura.