26 Abominación son al SEÑOR los pensamientos del malo; mas el hablar de los limpios es limpio.