23 El corazón del sabio hace prudente su boca; y con sus labios aumenta la doctrina.