3 si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz;