10 El alma del impío desea mal; su prójimo no le parece bien.