9 No hables a oídos del loco; porque menospreciará la prudencia de tus razones.