9 El pensamiento del loco es pecado; y abominación a los hombres el burlador.