14 Las puertas se revuelven en sus quicios; asĂ­ el perezoso en su cama.