4 Cruel es la ira, e impetuoso el furor; mas ¿quién parará delante de la envidia?