22 Se apresura a ser rico el hombre de mal ojo; y no conoce que le ha de venir pobreza.