13 El pobre y el usurero se encontraron; el SEÑOR alumbra los ojos de ambos.