18 Sin visión profética el pueblo perecerá; mas el que guarda la ley es bienaventurado.