21 Hijo mío, no se aparten de tus ojos; guarda la sabiduría y el consejo;