22 y serĂ¡n vida a tu alma, y gracia a tu cuello.