32 Porque el perverso es abominado del SEÑOR; mas su secreto es con los rectos.