32 Si caíste, fue porque te enalteciste; y si mal pensaste, pon el dedo sobre la boca.