12 y digas: ¡Cómo aborrecí el castigo, y mi corazón menospreció la reprensión;