25 No codicies su hermosura en tu corazón, ni ella te prenda con sus ojos;