4 Porque el fin de la ley es el Cristo, para dar justicia a todo aquel que cree.