17 El deseo de los humildes oíste, oh SEÑOR; tú dispones su corazón, y haces atento tu oído;