4 Mi corazón fue herido, y se secó como la hierba; por lo cual me olvidé de comer mi pan.