2 Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios: