42 Vean los rectos, y al├ęgrense; y toda maldad cierre su boca.