5 Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos.