112 Mi corazón incliné a poner por obra tus estatutos de continuo, hasta el fin.