117 Sosténme, y seré salvo; y me deleitaré siempre en tus estatutos.