129 PE Maravillosos son tus testimonios; por tanto los ha guardado mi alma.