131 Mi boca abrí y suspiré; porque deseaba tus mandamientos.