171 Mis labios rebosarán alabanza, cuando me enseñares tus estatutos.