68 Bueno eres tú, y bienhechor; enséñame tus estatutos.