80 Sea mi corazón perfecto en tus estatutos; para que no sea yo avergonzado.