93 Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos; porque con ellos me has vivificado.